Celebraciones importantes en el mes de Noviembre del 2020

 

DOMINGO 1

TODOS LOS SANTOS

TODOS LOS SANTOS. "Hoy alabamos a Dios por la multitud innumerable de santos y santas de todos los tiempos: hombres y mujeres comunes, sencillos, a veces «últimos» para el mundo, pero «primeros» para Dios. Al mismo tiempo, recordamos a nuestros queridos difuntos visitando los cementerios: es motivo de gran consuelo pensar que ellos están en compañía de la Virgen María, de los Apóstoles, de los mártires y de todos los santos y santas del paraíso maravillosa unión común entre tierra y cielo se realiza del modo más elevado e intenso en la liturgia y, sobre todo, en la celebración de la Eucaristía, que expresa y realiza la más profunda unión entre los miembros de la Iglesia". Papa Francisco, Angelus del 1/X1/2014.

 

 

LUNES 2

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOSCONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS

CONMEMORACIÓN DE TODOS LOS FIELES DIFUNTOS. Inicia con la veneración a los Apóstoles y mártires difuntos en el siglo I de nuestra era. La conmemoración actual dio inicio hacia el año 998, cuando se fijó esta conmemoración el día siguiente de la festividad de Todos los Santos. A partir de 1914 se formalizó esta veneración como se conoce en nuestros días. "La muerte no es nada. No he hecho más que pasar al otro lado. Yo sigo siendo yo. Tú sigues siendo tú. Lo que éramos el uno para el otro, seguimos siéndolo. Dame el nombre que siempre me diste. Háblame como siempre me hablaste. No emplees un tono distinto. No adoptes una expresión solemne ni triste. Sigue riendo de lo que nos hacía reír juntos [... ] Reza, sonríe, piensa en mí, reza conmigo. Que mi nombre se pronuncie en casa como siempre lo fue, sin énfasis ninguno, sin huella alguna de sombra. La vida es lo que siempre fue: el hilo no se ha cortado. ¿Por qué habría yo de estar fuera de tus pensamientos? ¿Sólo porque estoy fuera de tu vista? No estoy lejos, tan sólo a la vuelta del camino [...] Lo ves, todo está bien [...] Volverás a encontrar mi corazón, volverás a encontrar su ternura acendrada. Enjuga tus lágrimas, y no llores si me amas". San Agustín.

 

LUNES 9

DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE LETRÁN

DEDICACIÓN DE LA BASÍLICA DE LETRÁN (324). La conmemoración de hoy evoca la consagración de la Basílica de Letrán en Roma (actual Ciudad del Vaticano) por el pontífice Silvestre I, quien le otorgó el título de Catedral de Roma, siendo el primer templo de la cristiandad en el año 324. En sus inicios se había dedicado a Cristo el Salvador, habiéndose reconstruido por el papa Sergio III en el siglo X. En el siglo XII, fue dedicada a san Juan el Bautista, adicionándole la denominación de Letrán, en memoria de la familia Laterani, correspondiente a la esposa del emperador Constantino quien donó el terreno donde está ubicada. Es una de las cinco basílicas patriarcales de Roma; fue palacio residencia de los papas hasta 1308.

 

 

MIÉRCOLES 18

DEDICACIÓN DE LAS BASÍLICAS DE SAN PEDRO Y SAN PABLO

DEDICACIÓN DE LAS BASÍLICAS DE SAN PEDRO Y SAN PABLO, del griego, basilikee "aula regia o real". En la antigüedad el nombre de basílica se daba a las grandes edificaciones, griegas y romanas. BASÍLICA DE SAN PEDRO. La primera basílica dedicada a san Pedro fue construida entre los años 324 a 349 y consagrada en 326. En el siglo XV fue demolida y sobre el mismo terreno, en 1454, se inició la construcción de la conocida en la actualidad. Estudios arqueológicos certificaron que en la colina vaticana donde se localiza la basílica, padeció el martirio el apóstol san Pedro. BASÍLICA DE SAN PABLO. Es llamada "extramuros", ya que en su época se encontraba fuera de la ciudad. Edificó en el siglo IV, en el lugar en que por tradición se considera que sucedió el martirio del "Apóstol de los gentiles". Fue reconstruida en el siglo XIX después de ser consumida por un incendio y consagrada en 1854.

 

SÁBADO 21

LA PRESENTACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

LA PRESENTACIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA. La Tradición indica que, a los tres años de edad, María fue conducida al templo de Jerusalén por sus padres Ana y Joaquín, a fin de ser consagrada a Dios. Esta conmemoración se basa en los Evangelios Apócrifos (del latín apocryphus, oculto; escritos complementarios a falta de libros canónicos de la Biblia), donde se menciona que, a partir de entonces María vivió en el templo, ayudando y formándose en la religión, hasta que —a los 12 años de edad— salió para contraer nupcias con san José (19 de marzo). Esta celebración, que tuvo su origen en la Iglesia Ortodoxa, el papa Sixto V (1585-1590) la extendió a la Iglesia universal en 1585. Iconografía: María niña, sube por la escalinata del templo acompañada de sus padres.


 

DOMINGO 22

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO

NUESTRO SEÑOR JESUCRISTO, REY DEL UNIVERSO. El pontífice León XIII en su encíclica Annum sancrum (1899), expresó: "...bajo la potestad de Cristo se haya todo el género humano", con lo que da a entender la majestad del Hijo de Dios. Posteriormente, Pío XI, en la encíclica Quas Primas (1925), estableció el culto a Cristo Rey en el último domingo de octubre, anterior a Todos los Santos, sin tener una fecha fija; pero con las reformas al Calendario litúrgico quedó fijada en el último domingo del Tiempo Ordinario en noviembre, con el propósito de señalar el término del Año Litúrgico. El Catecismo de la Iglesia Católica (783) señala: "Jesucristo es Aquel a quien el Padre ha ungido con el Espíritu Santo y lo ha constituido «Sacerdote, Profeta y Rey»". Y en el párrafo 786: "... Cristo ejerce su realeza atrayendo a sí a todos los hombres por su muerte y su resurrección. Cristo Rey y Señor del universo, se hizo servidor de todos, no habiendo «venido a ser servido, sino a servir y dar su vida en rescate por muchos»" (Mt 20, 28).


 

VIRNES 27

NUESTRA SEÑORA DE LA MEDALLA MILAGROSA

NUESTRA SEÑORA DE LA MEDALLA MILAGROSA (siglo XIX). Las apariciones de nuestra Señora de la Medalla Milagrosa ocurrieron en París, en la capilla de la Casa General de la congregación de las Hijas de la Caridad (Vicentinas), ante la vidente santa Catalina Labouré (28 de noviembre). La primera aparición tuvo verificativo la tarde del 18 de julio de 1830, ahí la Divina Señora indicó a la religiosa que le confiaría una gran misión. Cuatro meses más tarde, en el mismo sitio, tuvo lugar la segunda aparición; Catalina describió que contempló a María como en un cuadro, de pie con vestido y manto blancos, un velo blanco le cubría de la cabeza a los pies, éstos se apoyaban sobre un gran globo, en el cual se enroscaba una serpiente, cuya cabeza era aplastada por el pie de la Virgen; con las manos elevadas a la altura de la cintura sostenía otro globo, su mirada se dirigía al cielo. De repente María posó su mirada sobre la religiosa y le dijo: "El globo que tú ves representa el mundo y cada persona particular. He aquí el símbolo de las gracias que yo derramo sobre las personas que me las piden". A continuación, se formó alrededor de Nuestra Señora una leyenda: "Oh María sin pecado concebida, ruega por nosotros que recurrimos a ti". En seguida, María le indicó: "Haz acuñar una medalla conforme a este modelo. Las personas que la lleven recibirán numerosas gracias, las gracias serán abundantes para las personas que tengan fe". Al momento, aquel cuadro giró mostrando su reverso, donde estaba una letra "M", con una cruz encima y debajo dos corazones: el de Jesús rodeado con una corona de espinas y el de María traspasado por una espada. Tras acuciosos estudios, dos años después, con autorización de la Iglesia la medalla fue acuñada de acuerdo con la descripción de la vidente. En su origen la medalla fue conocida como de la "Inmaculada Concepción"; pero siendo tan elevado el número de milagros que fueron concedidos por su invocación, el pueblo la llamó la "Medalla Milagrosa". El beato Pío IX (1846-1878; 7 de febrero), otorgó indulgencias a quienes la llevaran consigo. León XIII (1878-1903) concedió oficio y misa propia, aprobó la manifestación de la medalla y propició la coronación de la imagen en la capilla de las apariciones. Pío X (19031914) autorizó la Asociación de la Medalla Milagrosa.

 

 

LUNES 30

SAN ANDRÉS

SAN ANDRÉS, del griego, andreia, "hombría", "valor", "varonil" (t60). Apóstol. Los datos con los que se cuenta sobre él se encuentran en los Evangelios. Nativo de Betsaida en Galilea, hermano mayor de Simón --nombrado Pedro por Jesús—, según lo indican san Mateo (10,2) y san Juan (1,40). Fue el primer reclutado por Cristo para formar el grupo de los Doce (por lo que la Iglesia oriental le llama ho protoklitos). San Mateo (16,17) y san Juan (1,42), establecen que fue hijo de Jonás o Juan. Respecto a su ocupación, san Mateo (4,18) y san Marcos (1,16) dicen que —junto con su hermano— era pescador. Asimismo, san Juan (1,35-40) lo señala corno discípulo de Juan el Bautista (24 de junio), por medio del cual, él y Simón (Pedro) tuvieron contacto con Jesús. El momento de la elección como apóstoles se describe en el Evangelio de san Mateo: "Mientras caminaba a orillas del mar de Galilea, Jesús vio a dos hermanos: a Simón, llamado Pedro, y a su hermano Andrés, que echaban las redes al mar, porque eran pescadores. Entonces les dijo: «Seguidme, y os haré pescadores de hombres»" (Mt 4, 8-19). San Juan (1, 35-40), relata: "Andrés le presentó a Cristo a su hermano, a partir de entonces se convirtieron en discípulos del Maestro". Se cree que difundió la Palabra por el este de Europa (Grecia, Asia Menor, etc.). Crucificado por orden del gobernador romano Aegeas (Aegeates) en Patras (Pátrai de Akhaia), Grecia. La Leyenda Aurea (s. XIII) cita que —a fin de prolongar su martirio—, el Apóstol no fue clavado sino atado a una cruz en forma de X, aspa —también llamada Crux Decussata (saltyra) (o Cruz de san Andrés)—, y que permaneció en ella dos días predicando el Evangelio.