Celebraciones importantes en el mes de Febrero del 2020

 

DOMINGO 2

LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR

LA PRESENTACIÓN DEL SEÑOR. Durante varios siglos a esta festividad se le conoció como "La Purificación de la Bienaventurada Virgen María". A partir de 1970 se le ha llamado "La Presentación del Señor", título que manifiesta el sentido cristológico de la misma y asocia a María con su Hijo, cuarenta días después de la Navidad. La fiesta pasó de Jerusalén a Antioquía y después a Constantinopla donde recibió el nombre de hypapante (del griego "encuentro"), aludiendo al encuentro del Salvador con Simeón "el Justo", (Lc 2, 22-40) cuando María y José llevaron a Jesús al templo para presentarlo al Señor, según la ley de Moisés (Ex 13, 11-13); asimismo, la Santísima Virgen participó en el acto de la purificación de las jóvenes que habían dado a luz (Lev 12, 6-8). Esta fiesta se inició en las iglesias de Oriente y se introdujo en la liturgia de Occidente en el siglo VII. Conocida también con el nombre de "La Candelaria", en virtud de que en esta fecha se realizaba una ceremonia donde los feligreses asistían con cirios (candelas).

 

 

MIÉRCOLES 5

SAN FELIPE DE JESÚS

SAN FELIPE DE JESÚS es el titular del día en el Santoral de la Arquidiócesis de México. Es el primer mártir y santo mexicano. Nacido en la Ciudad de México en 1572. Hacia 1590, Felipe inició su noviciado en monasterio franciscano de la ciudad de Manila, Filipinas. De regreso a su país, donde se ordenaría sacerdote, su barco naufragó frente a las costas de Japón. Al pisar tierra emprendió su labor evangelizadora siendo hecho prisionero y condenado a morir en una cruz e inmolado en Nagasaki el año de 1597. Fue canonizado por el beato Pío IX (1846-1878; 7 de febrero) en 1862.

 

 

 

MARTES 11

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES

NUESTRA SEÑORA DE LOURDES, del vasco, "altura escarpada" (1858). La Santísima Virgen María se apareció a la niña campesina, la hoy santa, Bernardita Soubirous (16 de abril), en una gruta cercana al poblado francés de Lourdes, del 11 de febrero al 16 de julio de 1858. La celestial Señora dijo a la vidente: "Yo soy la Inmaculada Concepción", palabras con las que reafirmó el Dogma proclamado cuatro años antes por el beato pontífice Pío IX (1846-1878; 7 de febrero), en que definió a María concebida Inmaculada, para ser digna morada donde se formó el Redentor. La Virgen recomendó a la feligresía hacer oración, en especial el rezo del Santo Rosario, acercarse los sacramentos de la penitencia y la Eucaristía. San Pío X (1903-1920; 21 de agosto) instituyó su memoria en esta fecha (1908).

 

 

SÁBADO 22

LA CÁTEDRA DE SAN PEDRO APÓSTOL

LA CÁTEDRA DE SAN PEDRO, APÓSTOL, del griego: kathedra: “asiento”. En la Antigüedad, en esta fecha, los romanos visitaban las tumbas de sus difuntos; el ritual comprendía el colocar una "cátedra", para indicar la presencia de sus deudos en la comida que se les ofrecía. La Iglesia, a partir del año 354, a través del documento Depositio Martyrum, convirtió este rito pagano en una celebración cristiana, en perenne recuerdo de la misión pastoral que Jesús encomendó al Apóstol san Pedro y a los pontífices que le han sucedido como representantes de Cristo en la Tierra. En la basílica vaticana se localiza en el ábside una escultura de bronce representativa del llamado "Altar de la Cátedra" y que a la vez es símbolo de la misión del Sumo Pontífice.

 

MIÉRCOLES 26

MIÉRCOLES DE CENIZA

MIÉRCOLES DE CENIZA. "Comienza hoy, miércoles de Ceniza, el itinerario cuaresmal de 40 días que nos conducirá al Triduo Pascual, memoria de la pasión, muerte y resurrección del Señor, corazón del misterio de nuestra salvación. La Cuaresma nos prepara para este momento tan importante, por ello es un tiempo «fuerte», un momento decisivo que puede favorecer en cada uno de nosotros el cambio, la conversión. Todos nosotros necesitamos mejorar, cambiar para ser mejores. La Cuaresma nos ayuda y así salimos de las costumbres cansadas y de la negligente adicción al mal que nos acecha. En el tiempo cuaresmal, la Iglesia nos dirige dos importantes invitaciones: tomar más viva conciencia de la obra redentora de Cristo y vivir con mayor compromiso el propio Bautismo". S. S. Francisco (2014).