Celebraciones importantes en el mes de Abril del 2021

 

JUEVES 1

JUEVES SANTO EN LA CENA DEL SEÑOR

JUEVES SANTO EN LA CENA DEL SENOR. PRIMER DÍA DEL TRIDUO PASCUAL. "Jueves Santo es la expresión más grande del amor de Jesús por los hombres [...] es la confirmación de una entrega que se inició cuando Jesús asumió las condiciones de hombre para buscar la liberación plena de toda persona [...] Los signos hablan por sí solos y nos sumergen de lleno en lo profundo de vida y misión de Jesús. El servicio como señal del discípulo, manifestado en el lavatorio de los pies; el mandamiento del amor atestiguado y confirmado como el amor hasta el extremo; el sacerdocio, expresado en el sacrificio y la entrega de Jesús como donación suprema; y la Eucaristía, signo de alianza y de unidad, y alimento que congrega, nos hace participar de un modo especial en este Jueves Santo". (Conferencia del Episcopado Mexicano, CEM, 2017).

 

 

VIERNES 2

VIERNES SANTO DE LA PASIÓN DEL SEÑOR

 

VIERNES SANTO EN LA PASIÓN DEL SEÑOR. SEGUNDO DÍA DEL TRIDUO PASCUAL. "En la muerte en cruz del Hijo de Dios, está el germen de una nueva esperanza de vida, como el grano que muere dentro de la tierra [...] Fijemos nuestra mirada en Jesús crucificado y pidamos en la oración: ilumina, Señor, nuestro corazón, para que podamos seguirte por el camino de la Cruz; haz morir en nosotros el «hombre viejo», atado al egoísmo, al mal, al pecado, y haznos «hombres nuevos», hombres y mujeres santos, transformados y animados por tu amor". S. S. Benedicto XVI (2011).


 

SABADO 3

SÁBADO SANTO DE LA SEPULTURA DEL SEÑOR

SÁBADO SANTO DE LA SEPULTURA DEL SEÑOR. TERCER DÍA DEL TRIDUO PASCUAL. El Sábado Santo es el tercer día del Triduo Pascual, que concluye con la llegada del Domingo de Resurrección. En este día, la Iglesia recuerda el paso de Jesucristo de la muerte a la resurrección y permanece junto al sepulcro del Señor, meditando su pasión y su muerte, su descenso a los infiernos, y esperando, en oración y ayuno, su resurrección. Con el Sábado Santo finaliza la Semana Santa, tras conmemorar, el día anterior, la muerte de Cristo en la Cruz. En 1956, con la reforma litúrgica de la Semana Santa, impulsada por el papa Pío XII, este día dejó de llamarse sábado de Gloria y pasó a ser un día de silencio y recogimiento.

 

 

DOMINGO 4

DOMINGO DE PASCUA DE LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR

LA RESURRECCIÓN DEL SEÑOR. "«El resurrexit tertia die secundum Scripturas», «Resucitó al tercer día según las Escrituras». Cada domingo, en el Credo, renovamos nuestra profesión de fe en resurrección de Cristo, acontecimiento sorprendente que constituye la clave de bóveda del cristianismo. En la Iglesia todo se comprende a partir de este gran misterio, que ha cambiado el curso de la historia y se hace actual en cada celebración eucarística [...] Cada año, en el «santísimo Triduo de Cristo crucificado, muerto y resucitado», como lo llama san Agustín, la Iglesia recorre, en un clima de oración y penitencia, las etapas conclusivas de la vida terrena de Jesús: su condena a muerte, la subida al Calvario llevando la cruz, su sacrificio por nuestra salvación y su sepultura. Luego, al «tercer día», la Iglesia revive su resurrección: es la Pascua, el paso de Jesús de la muerte a la vida, en el que se realizan en plenitud las antiguas profecías. Toda la liturgia del tiempo pascual canta la certeza y la alegría de la resurrección de Cristo". S. S. Benedicto XVI (2008).

 

DOMINGO 11

LA DIVINA MISERICORDIA

DOMINGO DE LA DIVINA MISERICORDIA, del latín, miser, "pobre, miserable" y cor "corazón", "de corazón sensible a la miseria". Este día está dedicado al Señor de la Misericordia. Jesús se apareció a la religiosa polaca santa Faustina Kowalska (5 de octubre) quien dejó escrito en su Diario esta promesa de Jesús: "A aquel que propague la confianza y el amor hacia Mi Misericordia, le daré el céntuplo en esta vida y en la otra". Iconografía: Jesús vestido con una túnica blanca, una mano levantada para bendecir y la otra, toca la túnica sobre el pecho. Desde una abertura en el pecho emanan dos grandes rayos, uno rojo (sangre), el otro pálido (agua)"; al pie de esta representación, como rúbrica, la frase: "Jesús, yo confío en ti". Este día tiene doble Indulgencia. En su Homilía del 7/IV/13, el Papa Francisco señaló: "Qué hermosa es esta realidad de fe para nuestra vida: la misericordia de Dios. Un amor tan grande, tan profundo el que Dios nos tiene, un amor que no decae, que siempre aferra nuestra mano y nos sostiene, nos levanta, nos guía [...] Queridos hermanos y hermanas, dejémonos envolver por la misericordia de Dios; confiemos en su paciencia que siempre nos concede tiempo; tengamos el valor de volver a su casa, de habitar en las heridas de su amor dejando que él nos ame, de encontrar su misericordia en los sacramentos. Sentiremos su ternura, tan hermosa, sentiremos su abrazo y seremos también nosotros más capaces de misericordia, de paciencia, de perdón y de amor".

DÍA DE LA CARIDAD. Es celebrado por la Arquidiócesis de México, el Segundo Domingo de Pascua, con la finalidad de "recordar que, como discípulos de Cristo, estamos llamados a hacer presente a Dios a través del testimonio de las obras de asistencia, promoción y cambio social a favor de los más necesitados". Asimismo, "[...] tener presente que la Caridad está en el centro de la vida cristiana y es un llamado a todos los fieles católicos a implementar obras concretas en bien de los demás, con iniciativas personales, familiares y comunitarias"

 

MIÉRCOLES 21

SANTO NIÑO JESÚS DE LA SALUD

SANTO NIÑO JESÚS DE LA SALUD (1939). En la ciudad de Morelia, Michoacán, México, el 12 de noviembre de 1939, la niña María Guadalupe Calderón Castañeda, recibió de manos de su madrina de Primera Comunión, María de Jesús Magaña Díaz, una figura tallada en madera del Niño Jesús. Ese día, la prodigiosa efigie hizo su primer milagro, al sanar a Rosa -hermana de María Guadalupe-, de un tumor en la mandíbula, el cual "desapareció" de forma inexplicable. Pronto, la noticia se propagó y familiares y vecinos del Barrio de Capuchinas acudieron ante el Santo Niño a solicitar les fueran escuchadas sus súplicas, de sanarles física o espiritualmente. La información de los portentos llegó a oídos del arzobispo, quien autorizó el culto privado e indicó a la familia Calderón colocar la escultura en una ventana que diera a la calle, para que la gente que así lo deseara, acudiera a orar ante ella. Al multiplicarse los favores recibidos, el 21 de abril de 1942, se acordó llamarlo "Santo Niño Jesús de la Salud". El 15 de diciembre del 1957, el Santo Niño fue trasladado al Templo de Nuestra Señora del Carmen, donde se bendijo y se coronó, tanto a la imagen original como a la peregrina. La cantidad de peregrinaciones y fieles se incrementaron en mayor proporción a los favores recibidos, su culto se extendió a varias entidades mexicanas y traspasó la frontera norte, venerándosele en Chicago, Texas, California, Mississippi y Nueva Jersey, entre otros estados de la Unión americana. Conociendo la fama de taumaturgo de la advocación, el R. P. Ralph Thyken, S. V.D. (1899-1975) -Director General de las Misiones de Oriente de su Congregación, que residía en Chicago-, elevó sus plegarias para curarse del cáncer que le aquejaba y, tiempo después, sanó. Para agradecer el milagro, en unión con la señorita María Estela Barreda, promovió la construcción de un Templo, el cual fue consagrado el 20 de abril de 1968. En 1966 la Congregación de Misioneras del Niño Jesús de la Salud, fundada por Estela Barreda y Guadalupe Calderón, recibió la aprobación pontificia. La Hermandad tiene por misión, propagar su devoción, llevando la imagen peregrina a los lugares donde sea solicitada, al tiempo que difunde en la Iglesia, el Espíritu evangélico de Jesús en su infancia, ayudando especialmente a los más pobres, a través de la evangelización y catequesis, en Misiones populares, internados de niñas y niños, promoción de la mujer y servicio pastoral juvenil y parroquial. El año de 1992, se instituyeron los Misioneros Auxiliarles del Niño Jesús de la Salud, quienes son un grupo de laicos que apoya la misión de la Iglesia en la Congregación de las Misioneras del Niño Jesús de la Salud. En la actualidad, se encuentran devotos del Santo Niño de la Salud en Corea, Italia, España, Alemania, Estados Unidos de Norteamérica, Japón, Noruega, Vietnam, Polonia, Rusia, Irlanda, Bélgica, Canadá, Chile y Perú.

 

 

 

MARTES 27

NUESTRA SEÑORA DE MONSERRAT

NUESTRA SEÑORA DE MONTSERRAT, del latín, mons serratus, "monte en forma de sierra" (siglo XII?). Como muchas imágenes, su origen se encuentra envuelto en la leyenda. Una tradición narra que la efigie fue encontrada por unos pastores en medio de cantos celestiales y un resplandor cerca de Montserrat, Cataluña, España. El obispo ordenó que fuera llevada a la catedral; sin embargo, fue imposible mover la escultura, por lo que fue trasladada a una ermita cercana; tiempo después, dio inicio la construcción de un monasterio. Otra historia dice que fue tallada por san Lucas Evangelista con instrumentos provenientes del taller del Señor san José. Los estudios demuestran que se trata de una talla de madera policromada, realizada en el siglo XII, de estilo románico. Es una virgen sentada sobre un pequeño trono en actitud solemne de realeza; lleva en su mano derecha una esfera; su mano izquierda la tiene en actitud de protección del niño Jesús que está sentado sobre sus rodillas. El Niño levanta la diestra en actitud de bendecir mientras en la izquierda sostiene una piña, ambas figuras se encuentran coronadas. Toda la escultura es dorada, a excepción de manos y pies de la Virgen y del Niño, las cuales son de color oscuro, debido a que durante siglos estuvo expuesta al humo de cirios y veladoras; por ello sus fieles le llaman cariñosamente la Morenita o la Moreneta de la Serra. León XIII (1878-1903), le nombró patrona de Cataluña. La imagen se venera en el santuario benedictino situado en la montaña de Montserrat, Barcelona, España.