Celebraciones importantes en el mes de Agosto del 2022

 

MARTES 2

NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES

NUESTRA SEÑORA DE LOS ÁNGELES, del griego, "mensajeros de Dios" (s. XIII). Para acatar la divina exhortación: "Francisco, reconstruye mi Iglesia", el Seráfico, con sus primeros seguidores, se alojaron en las riberas del Rivotorto, en las ruinas de una construcción abandonada, durante un lapso de tres años. La Tradición, ubica este sitio donde hoy se levanta el convento, santuario y parroquia de San Francisco, o Santa María de Rivotorto. Por el incremento de seguidores Francisco, tuvo que buscar una morada más propicia para albergarse; para tal efecto, acudió con los monjes benedictinos, cuyo Superior, Teobaldo, les cedió la pequeña iglesia de la Porciúncula (del latín, portiuncula, "pequeña porción de tierra"), la cual, estaba en ruinas; ahí, se estableció la comunidad. En dicho paraje se había edificado, hacia 1045, una capilla en honor a la Virgen Santa María de los Ángeles. Por su devoción mariana, Francisco eligió ese lugar para orar en solitario y "vivir de continuo". En este sitio, el año de 1216, tuvo lugar esta conversación entre Cristo, María y el Fundador: el Salvador dijo a Francisco: "Pues tantos son tus afanes por la salvación de las almas, pide, Francisco, pide". El Seráfico, solicitó una indulgencia latísima (extensa, amplia) y plenaria, que se ganase con sólo entrar confesado y contrito, en la capilla de los Ángeles. El divino Maestro le respondió: "Mucho pides, Francisco; pero accedo contento. Acude a mi Vicario, que confirme mi gracia". El Seráfico se presentó ante el Papa Honorio III (1216-1227), quien confirmó la Indulgencia de la Porciúncula, también llamada Indulgencia de las Rosas o el Perdón de Asís; desde entonces, diferentes Pontífices la confirmaron y extendieron a numerosas otras iglesias. Para hacerse merecedor de esta gracia, se deben cumplir con los siguientes requisitos: visitar una iglesia franciscana, rezar un Padrenuestro y un Credo, confesarse, comulgar y orar por las intenciones del Papa.



 

 

VIERNES 5

NUESTRA SEÑORA DE COPACABANA

NUESTRA SEÑORA DE COPACABANA (s. XVI). Copacabana, ciudad ubicada a orillas del lago Titicaca, repartida entre Bolivia y Perú. La historia de esta advocación es la siguiente: entre los primeros fieles cristianos conversos, se encontraba Francisco Tito Yupanqui, descendiente de soberanos incas, oriundo de la citada población y ferviente devoto de la Virgen María, quien para rendirle homenaje pretendió hacer una imagen de la Candelaria. Sin embargo, sus dotes como escultor eran limitadas, por lo que la escultura resulto muy burda; empero el sacerdote del lugar decidió colocada al lado de un altar. Un nuevo vicario vio la tosca efigie y decidió colocarla fuera de la vista de los feligreses, esto provocó que Yupanqui se dirigiera a la ciudad de Potosí a tomar clases de escultura. Antes de emprender su tarea fue a misa y encomendó su obra a la dirección de la Providencia, su fe y devoción fueron premiadas y de sus manos surgió la actual representación mariana. "La Coyeta", como amorosamente le llaman sus devotos, la cual es una figura hecha en pasta de maguey y terminada en estuco que mide poco más de un metro. La imagen tiene rasgos indígenas, en su brazo izquierdo sostiene a su Divino Hijo; en tanto que su mano derecha lleva una cesta de paja y un bastón cetro. Su cuerpo -recubierto de hoja de oro está oculto por finos ropajes, su pelo es largo y le llega a los hombros. La imagen fue entronizada e1 2 de febrero de 1583. El templo actual data de 1805 y el pontífice Pío XI (1922-1939), la coronó. El santuario fue elevado a la categoría de basílica en 1949. Su fiesta fue transferida de la fecha original -2 de febrero- a este día y se le otorgó su propia liturgia. Es una de las advocaciones más antiguas de la Virgen María en América, es venerada en Copacabana, Departamento de La Paz, Bolivia. Patrona de Bolivia y de Sao Paulo, Brasil.


 

SÁBADO 6

LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR


LA TRANSFIGURACIÓN DEL SEÑOR:
El Evangelio de Mateo (17, 1-9) narra el acontecimiento de la manifestación de la majestad de Jesús ante los Apóstoles Pedro, Santiago y Juan, quienes contemplaron al Mesías: "... mientras oraba, el aspecto de su rostro se transformó y sus vestidos eran de una blancura fulgurante... conversaban con él dos hombres: Moisés y Elías… hablaban de su partida que iba a cumplir en Jerusalén… Una voz decía: "Este es mi Hijo amado, en quien me complazco, escúchenlo". En el s. V se conmemoraba con el nombre de Fiesta del Monte Tabor (elevación situada al norte de Palestina, a unos 10 km de Nazaret). En 1457 el Pontífice Calixto II extendió esta celebración a la Iglesia universal, señalando el día de hoy para su conmemoración.




 

LUNES 15

LA ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA

LA ASUNCIÓN DE LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA. El Papa Pío XII (1950), con la Bula Munificentissimus Deus definió solemnemente el dogma de la Asunción de María Santísima. San Bernardo de Clara val (20 de agosto), cantor místico de la Santísima Virgen, solicitaba su ayuda diciendo: "Te rogamos, bienaventurada Virgen María, por la gracia que encontraste, por las prerrogativas que mereciste, por la misericordia que tú diste a luz, haz que aquel que por ti se dignó hacerse partícipe de nuestra miseria y debilidad, por tu intercesión nos haga partícipes de sus gracias, de su bienaventuranza y gloria eterna, Jesucristo, Hijo tuyo y Señor nuestro, que está sobre todas las cosas, Dios bendito por los siglos de los siglos. Amén" (Sermo 2 de Adventu, 5: pl 183, 43).

 

JUEES 18

NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DEL RAYO


NUESTRA SEÑORA DEL ROSARIO DEL RAYO (siglo XIX). Advocación mariana originaria de Guadalajara, Jalisco, México, que se ha extendido a otras regiones del país. Su culto tiene su sede principal en el templo de Jesús María, el cual tiene anexo al convento de religiosas dominicas. La historia de la Virgen del Rayo se remonta al 13 de agosto de 1807 cuando, en las primeras horas de esa madrugada, se abatía sobre la ciudad de Guadalajara una tormenta acompañada de rayos y truenos. Un rayo cayó en el convento, específicamente en el dormitorio de las monjas, donde se encontraba una imagen de la Santísima Virgen del Rosario; la descarga sólo afectó a la imagen chamuscando sus ropajes y cabellera, sin afectar al Niño Dios que llevaba en su brazo, desde entonces la escultura sirvió como escudo para las religiosas que se encontraban en la habitación. La deteriorada figura se llevó al coro alto. Sor María Esperanza de la Sagrada Familia Plascencia Murguía, Dominica de la Orden de Predicadores, relata que la imagen se colocó en el coro alto; días después, Sor María Teresa de San Joaquín, quien estaba paralítica y enferma, fue llevada a orar ante la estatua, las religiosas presenciaron como la Virgen se "iluminó" y la monja dijo a la Superiora: "Madre, mire a la Santísima Virgen cómo se está poniendo", la comunidad acudió al lugar y presenció el portento y se entonó el Magnificat; la efigie se renovó tal como se encuentra en la actualidad. Al hecho de haber sido restaurada por sí sola se le llama Perfecciones de María. Fueron testigos del asombroso acontecimiento el capellán de la iglesia, el señor Canónigo José María Gómez y don Manuel Cerviño, gobernador de la mitra y Obispo electo de Michoacán. Gracias a las intercesiones de la Virgen en 1850 y 1856 se comprobaron dos curaciones milagrosas. En 1868 fue ubicada en un altar lateral de la iglesia para su culto público y después se le colocó en el altar mayor. La venerada imagen fue coronada canónicamente en 1941. Su fiesta patronal se celebra un día como hoy, fecha del milagro y de su entronización. También se le conoce como la Virgen del Rayo o Nuestra Señora del Rayo.


 

 

LUNES 22

NUESTRA SEÑORA MARÍA REINA

NUESTRA SEÑORA MARÍA REINA. Esta celebración fue instituida por Pío XII (1939-1958) en noviembre de 1954, en la Encíclica Ad Coeli Reginam, donde se proclama a María Santísima como "Reina de cielos y tierra". Al respecto, san Juan Pablo II (1978-2005; 22 de octubre), en su Catequesis del 23/VII/1997, resaltó: "La Encíclica recuerda el texto litúrgico: 'Santa María, Reina del cielo y Soberana del mundo, sufría junto a la cruz de nuestro Señor Jesucristo' (MS 46 [1954] 634). Establece, además, una analogía entre María y Cristo, que nos ayuda a comprender el significado de la realeza de la Virgen. Cristo es rey no sólo porque es Hijo de Dios, sino también porque es Redentor. María es reina no sólo porque es Madre de Dios, sino también porque, asociada como nueva Eva al nuevo Adán, cooperó en la obra de la redención del género humano (MS 46 [1954] 635) [...] Observando la analogía entre la Ascensión de Cristo y la Asunción de María, podemos concluir que, subordinada a Cristo, María Santísima es la reina que posee y ejerce sobre el universo una soberanía que le fue otorgada por su Hijo mismo". A fin de seguir un orden cronológico de los acontecimientos, en la reforma al Calendario Litúrgico, fue ubicada su memoria en esta fecha, ocho días después de su gloriosa Asunción.
ORACIÓN: Dios todopoderoso, que nos has dado como Madre y como Reina a la Madre de tu Unigénito, concédenos que, protegidos por su intercesión, alcancemos la gloria de tus hijos en el reino de los cielos. Reina dignísima del mundo, María Virgen perpetua, intercede por nuestra paz y salud, tú que engendraste a Cristo Señor, Salvador de todos. Por nuestro Señor Jesucristo. Amén.


 

MIÉRCOLES 24

SAN BARTOLOMÉ

SAN BARTOLOMÉ, del arameo bar Talmay, "el hijo del arador" o "abundante en surcos" (s. 1). Apóstol y mártir. Nativo de Caná de Galilea (Jn 21, 2). Perteneció al grupo de los Doce. En el Evangelio de Juan se le identifica con el nombre de Natanael (del hebreo, "don de Dios") y se relata su encuentro con el Señor (l, 45-50). Referente a su apostolado y muerte, según cita el pontífice Benedicto XVI en su Audiencia de1 4/X/2006: "Sobre la sucesiva actividad apostólica de Bartolomé Natanael no tenemos noticias precisas. Según una información referida por el historiador Eusebio, en el siglo IV, san Panteno de Alejandría habría encontrado incluso en la India signos de la presencia de Bartolomé (cf. Hist. eccl. V, 10,3). En la tradición posterior, a partir de la Edad Media, se impuso la narración de su muerte desollado, que llegó a ser muy popular. Pensemos en la conocidísima escena del Juicio final en la capilla Sixtina, en la que Miguel Ángel pintó a san Bartolomé sosteniendo en la mano izquierda su propia piel, en la cual el artista dejó su autorretrato". Iconografía: con túnica, una piel al hombro, quizá la propia y un cuchillo alusivo al martirio. Intercesor de curtidores y carniceros.


 

 

VIERNES 26

NUESTRA SEÑORA DE CZESTOCHOWA

NUESTRA SEÑORA DE CZESTOCHOWA. La más antigua descripción del icono, pintado sobre madera -que mide 81.5 x 121.7 cm-, procede del Liber Beneficiorum de Jan Dlugosz. Este venerable cuadro, se ve envuelto en leyendas; la más aceptada, es que el retrato de la virgen, con el Divino Niño, fue pintado por el evangelista san Lucas (18 de octubre), sobre una tabla, que había formado parte de una mesa, fabricada por Jesús, en el taller de Nazaret. Algunas Crónicas señalan que el Apóstol hizo dos pinturas, una, la que aquí se menciona y otra, que se ubica en Bolonia, Italia. Santa Elena (18 de agosto), madre del emperador Constantino, la encontró, en el siglo IV y la llevó consigo a Constantinopla, donde se le edificó un templo y permaneció por cinco siglos, recibiendo veneración. Posteriormente, el cuadro fue llevado al imperio ruso. En 1382, al invadir ese territorio, Casimiro III, el Grande (1309-1370), el príncipe Ladislao de Opole, en cuyo castillo de Belz se encontraba la santa imagen, envió el cuadro a Czestochowa, para dejarla al cuidado de los Monjes Paulinos. Cabe señalar que, en la batalla, la Virgen recibió un flechazo en cara y cuello, herida que infructuosamente a lo largo de los siglos se ha pretendido borrar. Breve iconografía: se aprecia a la Virgen María de pie, con el Niño Jesús en sus brazos. María parece ver al creyente y la cara del Niño está vuelta, pareciendo dirigir su mirada hacia el peregrino; sin embargo, su vista parece estar en otra parte. El Niño, vestido con túnica de color carmesí, descansa en el brazo izquierdo de su madre. En su mano izquierda, sostiene un libro, y la diestra, está levantada en un movimiento de bendición. La mano derecha de María, reposa en su pecho y señala a Jesús. El vestido azul zafiro oscuro y el manto de la Virgen están embellecidos con azucenas doradas. Arriba de la frente de Santa María, se aprecia una estrella de seis puntas. Otros elementos relevantes de la imagen son los nimbos dorados, que rodean las cabezas de María y Jesús y que contrastan con la tez morena de madre e Hijo. Por esto, es llamada "La Madonna Negra". También se le conoce como: Nuestra Señora de Jasna Góra (Monte de luz), lugar donde se levanta su santuario. Es Patrona de Polonia.


 

LUNES 29

EL MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA

EL MARTIRIO DE SAN JUAN BAUTISTA (siglo I). La narración de la inmolación de Juan el Bautista se encuentra en Me 6, 14-29. Herodes mandó apresar a Juan, en virtud de que éste le reprochaba que vivía en amasiato con Herodías quien había sido esposa de su hermano Filipo. La concubina hizo que su hija pidiese a Herodes la cabeza del Bautista, por lo que fue decapitado en la fortaleza de Maqueronte, en la actual Jordania. Los discípulos del Profeta Precursor, al enterarse del hecho fueron por el cuerpo para darle sepultura. Esta celebración se remonta a los siglos V en Francia y VI en Roma cuando se le dedicó una iglesia en Sebaste, Samaria (en la parte norte de Cisjordania), lugar donde la Tradición señala está la tumba del Bautista. El pontífice Benedicto XVI destacó que: "Celebrar el martirio de san Juan Bautista nos recuerda también a nosotros, cristianos de nuestro tiempo, que no se puede descender a negociar con el amor a Cristo, a su Palabra, a la Verdad. La Verdad es verdad y no hay componendas".