JESUS ES CONDENADO A MUERTE
JESUS ES CARGADO CON LA CRUZ
JESUS CAE POR PRIMERA VEZ
JESUS ENCUENTRA A SU MADRE
EL CIRENEO LLEVA LA CRUZ DE JESUS
LA VERONICA ENJUGO EL ROSTRO DE JESUS
CAE JESUS POR SEGUNDA VEZ

 

Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame (Mt 16,24).

Viernes Santo por la tarde:

Desde hace veinte siglos, la Iglesia se reúne esta tarde para recordar y revivir los acontecimientos de la última etapa del camino terreno del Hijo de Dios. Hoy como cada año, la Iglesia que está en Roma se congrega en el Coliseo para seguir las huellas de Jesús que, cargando con su cruz, salió hacia el lugar llamado calvario, que en hebreo se llama Gólgota,

Estamos aquí, conscientes de que el vía crucis del Hijo de Dios no fue simplemente el camino hacia el suplicio. Creemos que cada paso del condenado, cada gesto o palabra suya, así como lo que han visto y hecho todos aquellos que han tomado parte en este drama, nos hablan continuamente. En su pasión y en su muerte, Cristo nos revela también la verdad sobre Dios y sobre el hombre.

En este Año queremos reflexionar con particular intensidad sobre el contenido de aquellos acontecimientos, para que nos hablen con renovado vigor a la mente y al corazón y sean, así origen de la gracia de una auténtica participación.

Participar significa tener parte. ¿Qué quiere decir tener parte en la cruz de Cristo? Quiere decir experimentar en el Espíritu Santo el amor que esconde tras de sí la cruz de Cristo. Quiere decir reconocer, a la luz de este amor la propia cruz. Quiere decir cargarla sobre la propia espalda y movidos cada vez más por este amor, caminar… caminar a través de la vida, imitando a Aquel, que soportó la cruz sin miedo a la ignominia y está sentado a la diestra del trono de Dios (Hb 12, 2).

Señor Jesucristo, colma nuestros corazones con la luz de tu Espíritu Santo, para que, siguiéndote en tu último camino, sepamos cual es el precio de nuestra redención y seamos dignos de participar en los frutos de tu pasión, muerte y resurrección.

 

Tú que vives y reinas por siglos de los siglos. Amén.

JESUS CONSUELA A LAS SANTAS MUJERES
JESUS CAE POR TERCERA VEZ
JESUS ES DESPOJADO DE SUS VESTIDURAS
JESUS ES CLAVADO EN LA CRUZ
JESUS MUERE EN LA CRUZ
JESUS ES BAJADO DE LA CRUZ
EL CUERPO DE JESUS ES DEPOSITADO EN EL SEPULCRO
Viacrucis